Unción de los Enfermos

El Sacramento de la unción de los enfermos les da la fortaleza y la ayuda y puede ser administrado a cualquier persona que este luchando contra alguna enfermedad y este en peligro de perder su vida.

Quién puede ser ungido?

 

En la Iglesia Catolica, la unción en caso de emergencia o lo que se conoce como el rito de Extrema Unción es la unción del enfermo cuando la muerte se avecina. Desde la creación del Concilio Vaticano II, este sacramento es conocido como la Unción de los Enfermos y ha sido extendido para ofrecer alivio y comodidad a todos aquellos en tiempos de enfermedad  que no los condusca inmediatamente a la muerte. Hablando de una manera mas amplia sobre la implementación de este sacramento, el Papa Paulo VI, abogó por una mas amplia disponibilidad del sacramento y extenderlo —con ciertos limites razonables—aun más alla de los casos de enfermedad mortal."

A diferiencia del entendimiento tradicional de la Extrema Unción, el Sacramento de la Unción de los Enfermos es, idealmente, administrado en una celebración comunal. 

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que cuando la persona enferma es ungida ellos deberian ser "asistidos por su pastor y de toda la comunidad eclesiastica, la cual es invitada a mantener a los enfermos en una forma especial atravez de sus oraciones y una atención fraternal" (1516). "Como todos los sacramentos, la unción de los enfermos es una celebración liturgica y comunal…Es muy adecuado celebrar este rito dento del Sacramento de la Eucaristía" (1517).

Sanación Espiritual

 

La sanación que ocurre en este sacramento de la unción de los enfermos no es necesariamente una sanación fisíca. Mientras que creemos que una sanación fisíca puede ocurrir atravez del gran poder de Dios, la gracia que es infundida atraves de este sacramento especial es un recordatorio de la presencia eterna de Dios en nuestro sufrimiento humano.

Cuando el sacerdote al bendecir el oleo para el sacramento de la unción de los enfermos le pide a Dios que mande "el poder del Espiritu Santo, el Consolador a este preciado aceite. Y que lo convierta en un aceite como un remedio para todos aquellos que van a ser ungidos con este; que los sane en cuerpo, en alma, y en espiritu, y los guarde de cualquier aflicción" (Pastoral Care of the Sick, #123).

"La celebración de la Unción de los Enfermos consiste esencialmente ungir a la persona enferma en la frente las palmas de las manos (en el Rito Romano) o de otras partes del cuerpo (en el Rito Oriental), la unción debe ser acompañada por una oración liturgica por la cual el celebrante pide por una gracia especial atraves de este sacramento" (CCC 1531).